Cuando una persona mayor de edad es condenada por un ilícito penal se le generan ‘antecedentes penales’. Esto significa que los datos de su condena se almanecan en un registro, llamado «Registro Central de Penados».

Los antecedentes penales no pueden tener una duración vitalicia sino que deben estar limitados en el tiempo y por tanto ser cancelados, de oficio o a instancia de la parte interesada, cuando se cumplan determinados requisitos que establece el Código Penal de cada país.

Si usted se encuentra en esta situación, no dude en ponerse en contacto con nosotros, le indicaremos el procedimiento a seguir para conseguir la cancelación de dichos antecedentes.